domingo, 23 de abril de 2017

"Tatuaje", de Manuel Vázquez Montalbán.

Esta #yincana está resultando interesante, muy interesante por un lado, pero estresante por el otro, y no por culpa de la iniciativa en sí misma, sino porque como ya hemos comentado muchos por twitter, los días tendrían que tener un mínimo de treinta horas para que pudiéramos sacarles todo el partido que se merecen las horas del día. Si leemos no comentamos en twitter o en los blogs, o lo que es peor, no escribimos nuestras propias reseñas para cumplir el calendario que nos hemos propuesto, y si leemos más de la cuenta, se acumulan las reseñas. ¿No es esto una contradicción?

Una vez soltada toda la adrenalina que tenía acumulada, sigo con la reseña de esta semana, y de nuevo vuelvo a echar mano de un título que tenía esperando turno desde hace muchos años en la estantería, y al que no me acerqué en su momento. Aprovechando que una de las casillas de esta semana tenía como requisito que el protagonista fuera un detective, me he acordado de Manuel Vázquez Montalbán y de su personaje, Pepe Carvalho, y entre los títulos que tengo me he decidido por "Tatuaje", primera novela policíaca donde Carvalho ejerce como investigador privado.

Datos del libro

Título: Tatuaje
Autor: Manuel Vázquez Montalbán
Editorial:. Diario Público
1976, herederos de Manuel Vázquez Montalbán
2009, edición del Diario Público
Formato: Rústica
ISBN: 978-84-9899-244-1
192 páginas


Sinopsis (ficha de la editorial Planeta):

Un cuerpo de hombre joven desnudo sobre la arena, y en la piel, un tatuaje: "He nacido para revolucionar el infierno." Nace un enigma y nace un investigador privado, Pepe Carvalho, que a lo largo de la historia descubre la azarosa vida de superviviente de un hombre que tenía buena entrada con las mujeres. La retina de Carvalho le permite descubrir las pistas que conducen a la solución, pero también describir el entorno social y sentimental que ha hecho posible el crimen. Tatuaje, primera novela en la que Carvalho ejerce como investigador privado fue llevada al cine por Bigas Luna.



Impresiones sobre el libro

Ya he comentado más arriba que esta iniciativa está sirviendo para que me acerque a títulos que están en mi poder desde hace mucho tiempo aunque no me haya puesto con su lectura. Suelo tener libros que los periódicos ofrecían a un módico precio, diaria o semanalmente, y es por ello que se han ido acumulando sin que encuentren hueco para ser leídos. Esto le ha pasado a algunos de los títulos que tengo protagonizados por Pepe Carvalho; la culpa de que no me hubiera acercado a su figura la tiene en parte esta acumulación de títulos de la que solemos pecar aquellos a los que nos gusta la lectura y porque tuve la suerte de ver algún que otro episodio de las distintas series que en televisión se han hecho basándose en su persona, y digo varias porque recuerdo dos Pepe Carvalho en televisión, uno protagonizado por el actor Eusebio Poncela, y el otro por Juanjo Puigcorbé.
Quizá por haber conocido antes esta faceta televisiva, no me he acercado a la lectura de los libros, y debo reconocer que me he perdido algo interesante, al menos este primer título me ha gustado. En Tatuaje encontramos al detective en toda su esencia, con sus defectos y sus virtudes, y con su peculiar gusto por la gastronomía, pieza importante a lo largo de toda la trama.
El cuerpo de un joven rubio, bronceado por el sol, y ataviado solo con un slip es encontrado en la playa. Podría haberse ahogado, pero lo curioso es que nadie puede identificarlo, porque tiene la cara desfigurada, con el rostro comido por los peces; lo único que podría dar una pista sobre su persona es un curioso tatuaje que tiene en la paletilla: "He nacido para revolucionar el infierno."
Pronto la aparición de este cuerpo va a ser investigada por Carvalho, porque don Ramón, que tiene un despacho en la parte alta de la peluquería que regenta la señora Queta, su pareja, solicita los servicios de Carvalho para averiguar la identidad del muerto, algo que bien podría averiguar si se acercara a la comisaría de policía a preguntar. Carvalho, que intuye que los motivos que mueven a don Ramón a contratar sus servicios van más allá de la simple curiosidad, acepta el caso, y pronto se verá metido en los bajos fondos que traen consigo temas como prostitución y droga, tanto en la Barcelona que es a su vez el escenario principal donde se desarrolla la historia, como en Amsterdam y La Haya, lugares a los que debe acudir siguiendo las pistas del fallecido.
Lo insólito del tatuaje del muerto pone a Carvalho en la pista para llevar a cabo su investigación, siempre dudando de las verdaderas razones de don Ramón, su cliente, para contratarlo:

"...Tejió una primera y posible relación entre el hombre muerto y su cliente. Alguna complicidad unía a los dos hombres. Carvalho trató de alejar mentalmente esta hipótesis. Sabía por experiencia que lo peor en una investigación era partir de una hipótesis. Puede condicionar el proceso de acceso a la verdad e incluso desviarlo." (pág. 24)
La aparición del cadáver del joven revoluciona los bajos fondos de Barcelona, y la policía pronto hace redadas en el mundo de la prostitución y la droga a pequeña escala; nadie parece conocer la identidad de la víctima, y nadie se atreve a preguntar por él a la policía; su muerte parece haberlo revolucionado todo y el detective cada vez tiene más ganas de saber quién es. Las amigas de Charo, la prostituta con la que Carvalho mantiene una relación más o menos seria teman las redadas policiales y se esconden en casa de Charo, que ejerce sus servicios alejada de zonas conflictivas, pero Carvalho no quiere que Charo se vea involucrada en los problemas.
El detective se nos presenta como un personaje protector, pero que a la vez no teme enfrentarse a problemas, y que gusta de llegar al fondo de la verdad. Fue colaborador de la CIA y sabe moverse por rincones de Europa; su etapa vinculado al mundo policial hizo que mantuviera contactos a todos los niveles de los que poder sacar información. Como punto interesante y curioso, la importancia que el personaje da al buen comer y al buen beber.
"...Carvalho pensó que de lo perdido saca lo que puedas. Frente a la cafetería que le indicaba Teresa había una tienda ejemplar dedicada a productos alimenticios italianos. Podía escoger una magnífica cena que le consolara de los horrores de 'cualquier cosa'. Fue hacia allí y primero contempló con astucia las pastas recién hechas que se exhibían en el aparador. No sabía si inclinarse por los fetucchini o por cappelletis. Una vez dentro abandonó la lucha por la primera fila a unas cuantas compradoras con evidentes prisas. Examinó las estanterías de los vinos por si encontraba un Marcelli. Localizado el vino, sus ojos se hundieron en los muelles montoncillos de cappelletis. La elección estaba hecha. Pero aún examinó el jamón de Parma, la mozzarella, los tarros con la salsa. Ya tenía la cena en la imaginación e hizo el pedido con una total seguridad." (pág. 126)
La historia está contada en tercera persona por un narrador omnisciente. Predominan las descripciones frente a los diálogos, pero la historia no se hace pesada en ningún momento, porque la trama avanza bien, y hay acción. Además, son muchos los personajes secundarios que aparecen acompañando al detective, cada uno con sus peculiaridades, conformando un puzzle con el que se acaba disfrutando, y flotando en la historia tenemos de fondo la canción que popularizó Concha Piquer y que da título al libro:
 "Él vino en un barco, de nombre extranjero..."
Me ha gustado Carvalho como personaje literario y he disfrutado con la prosa del autor. Ahora que conozco los libros, no tengo excusa para no repetir con el personaje. Lástima que su autor nos haya dejado tan pronto.


Ficha del autor (tomada de la página de Editorial Planeta)


Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona, 1939- Bangkok, 2003). Poeta, novelista, ensayista y periodista, forma parte del grupo de intelectuales indispensables para entender la segunda mitad del siglo XX. Autor multidisciplinar, fueron las novelas protagonizadas por su detective Pepe Carvalho las que lo convirtieron en un fenómeno narrativo trasfronterizo. Ganador, entre otros galardones, del Premio Nacional de Narrativa, del Premio de la Crítica, del Premio Nacional de las Letras y del Premio Planeta, en toda su obra existe un vínculo común: la recuperación de la memoria a través de la crónica social. Fuera cual fuese el género que tratara, el objetivo de Manuel Vázquez Montalbán fue cuestionar el desorden del mundo desde una perspectiva galaico catalana. Su muerte temprana dejó un vacío inmenso entre sus lectores, que suelen preguntarse "qué diría Manolo" ante cuestiones de índole política, económica, cultural y social.


Más información de Pepe Carvalho en el enlace de wikipedia.

domingo, 16 de abril de 2017

La niebla y la doncella. Lorenzo Silva.

Seguimos con la #YincanaCriminal2017, y esta vez de la mano de un autor español con el que suelo disfrutar mucho, aunque tengo pendiente la lectura de algunos de sus libros.

Datos del libro

Título: La niebla y la doncella
Autor: Lorenzo Silva
Editorial: Destino
Colección booket
Formato: Rústica bolsillo
ISBN: 978-84-233-3793-4
Primera edición en Colección Booket: febrero de 2006
Tercera impresión: diciembre de 2007
368 páginas

Sinopsis (tomada del propio libro):
 El sargento Bevilacqua y su compañera la cabo Chamorro, atípicos investigadores de la Guardia Civil, reciben un incómodo encargo. El asunto que les toca en suerte es un asesinato ocurrido dos años atrás en la isla canaria de La Gomera; el muerto, un joven de vida desordenada y carácter atolondrado. Por el crimen, en su día, se juzgó y absolvió a un político local cuya hija adolescente andaba en relaciones con la víctima. El caso ha estado en vía muerta durante meses, pero las altas conexiones de la madre del chico han forzado a reabrirlo. Chamorro y Bevilacqua se encuentran con un crimen antiguo y muy pocas pistas para resolverlo. Tras desplazarse a la isla, la cabo y el sargento, con la colaboración no siempre entusiasta de los guardias que en su día cerraron el caso en falso, se sumergen en la búsqueda de un asesino que parece haberse desvanecido en la niebla del bosque donde apareció el cadáver.
Lorenzo Silva nos ofrece la entrega más trepidante y ambiciosa de las andanzas del sargento Bevilacqua.

Sobre el autor

Lorenzo Silva (Madrid, 1966) ha escrito, entre otras, las novelas La flaqueza del bolchevique (finalista del Premio Nadal 1997), Noviembre sin violetas, La sustancia interior, El urinario, El ángel oculto, El nombre de los nuestros, Carta blanca (Premio Primavera 2004), Niños feroces y la Trilogía de Getafe, compuesta por Algún día, cuando pueda llevarte a Varsovia, El cazador del desierto y La lluvia de París. Es autor de los libros de relatos El déspota adolescente y El hombre que destruía las ilusiones de los niños y del libro de viajes Del Rif al Yebala. Viaje al sueño y la pesadilla de Marruecos. En 2006 publicó junto a Luis Miguel Francisco Y al final, la guerra, un libro-reportaje sobre la intervención de las tropas españolas en Irak (reeditado en 2014), en 2008 un ensayo sobre El derecho en la obra de Kafka y en 2010 Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil (Premio Algaba de Ensayo). Además, es autor de la serie policíaca protagonizada por los investigadores Bevilacqua y Chamorro, iniciada con El lejano país de los estanques (Premio Ojo Crítico 1998) y a la que siguieron El alquimista impaciente (Premio Nadal 2000), La niebla y la doncella, Nadie vale más que otro, La reina sin espejo, La estrategia del agua, La marca del meridiano (Premio Planeta 2012), Los cuerpos extraños y Donde los escorpiones, publicada en 2016.
Más información sobre el autor y su obra en su página web.

Impresiones sobre el libro

Hacía tiempo que no me acercaba a las figuras de Bevilacqua y Chamorro. Me gusta Lorenzo Silva como autor, he leído incluso obras suyas de no ficción, como "Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil", y sin duda la disfruté mucho; desde aquí os la recomiendo si no la habéis leído. Con la serie que tiene como protagonistas a la pareja de guardias civiles, Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro, me pasa algo distinto a lo que suelo recomendar. He leído varios títulos, pero no he seguido un orden preciso, voy intercalando lecturas, y no controlo realmente la evolución de los personajes, que es lo que suelo tener en cuenta al enfrentarme a las series. Aprovechando que la #yincanacriminal tiene una casilla que manda que la trama se desarrolle en una isla, y siguiendo con mi idea de que esta iniciativa me ayude a reducir el número de títulos pendientes, venía genial para completar dicha casilla la novela que hoy traigo, "La noche y la doncella", cuya acción se desarrolla principalmente en la isla canaria de La Gomera, aunque de pasada también sean escenarios otras islas del archipiélago.

El sargento Bevilacqua y la cabo Chamorro deben acudir a la isla canaria para intentar resolver un crimen dormido por el que en su momento se acusó a un importante político de la zona. La víctima, Iván López, un chaval fanfarrón e impulsivo, dedicado al trapicheo de drogas, mantenía relaciones con la joven hija del concejal Gómez Padilla, y al encontrar su cuerpo las sospechas recayeron en el político, que al parecer tenía motivos suficientes para acabar con el joven, pero a pesar de las pruebas el caso quedó cerrado en falso, sin que se pudiera demostrar una verdadera culpabilidad.

Bevilacqua (Vila, como gusta que le llamen) y Chamorro deben dejar a un lado su vida personal y ponerse al frente de una investigación que va a resultar en principio complicada, por el tiempo transcurrido desde el asesinato del joven Iván, con la dificultad añadida de encontrar pistas e interrogar a la gente que pudiera tener relación con la víctima después de tanto tiempo, y porque van a estar sometidos al control de diferentes personas con distintos intereses. La investigación que la pareja protagonista lleve a cabo en la isla va a estar sujeta a la ayuda que puedan prestarles sus propios compañeros de la guardia civil en Canarias, que en un primer momento no verán con buenos ojos que venga alguien de fuera a intentar resolver un caso que ellos fueron incapaces de concluir, y a las presiones políticas de la zona, de parte del propio concejal acusado en un primer momento, que confía en la llegada de nuevos aires para que su reputación quede totalmente limpia, a pesar de que sigue siendo el principal sospechoso sobre el que va a recaer la investigación, y el subdelegado del gobierno, que tiene un interés personal en que el caso quede resuelto, porque la madre de Iván acabó con el tiempo siendo su cuñada, y ésta no acepta que el principal sospechoso fuera absuelto en el juicio y que el caso de la muerte de su hijo siga sin resolverse.

El teniente Guzmán, de la unidad de la policía judicial recibe a los protagonistas en Tenerife y pone a su disposición para que ayude en la investigación del caso a la cabo Ruth Anglada, que casualmente había sido compañera de Chamorro en la academia de guardias civiles, pero la relación que resurge entre ambas no parece favorecer la resolución del crimen. Por si fuera poco, Vila, del que en esta entrega conoceremos muchos aspectos de su vida personal, parece sentir una fuerte atracción hacia Anglada, lo que en algún momento le lleva a creer que traiciona la confianza de la cabo Chamorro, que en esta nueva entrega se nos presenta como una mujer menos fría, que mantiene una relación algo tumultuosa con un antidisturbios, y que disfruta como una niña contemplando las estrellas que puede vislumbrar desde el limpio cielo canario. La relación entre Vila y Chamorro puede entenderse como 'tensión sexual no resuelta' o de superior que vela por los intereses del subordinado; Vila intuirá que no todo va bien en la relación que Chamorro mantiene con su pareja, como buen psicólogo conocedor de la naturaleza humana.

(A título personal, comentar que cuando he leído alguna novela de estos protagonistas me viene al pensamiento la serie de TVE "U.C.O. Unidad Central Operativa", y tengo tendencia a ponerle a Bevilacqua la cara de Miguel Ángel Solá, que es el actor que interpreta en esta serie al teniente Bruno Sierra, que al igual que Bevilacqua mantiene una buena relación de afecto y respeto con su subordinada, la sargento Laura Andrún; sé que las edades de los protagonistas de la serie de Lorenzo Silva no son tan diferentes entre sí, pero a mí me gusta imaginármelo así, qué le voy a hacer. Si hubiera seguido mi máxima de leer esta serie en orden, no me pasaría esto).

Será el propio Vila el encargado de relatar la historia en veinte capítulos, cada uno de ellos precedido por un título que resume a la perfección lo narrado allí, siendo el encabezamiento del último capítulo el que da título al libro.

Con un lenguaje claro y sencillo, donde abundan los diálogos y las reflexiones que el propio Vila hace sobre la naturaleza humana y la complejidad de la justicia, todo ello aderezado con las descripciones que sobre el paisaje canario podemos disfrutar entre sus páginas, "La niebla y la doncella" se nos presenta como una novela interesante y amena, digna del género policíaco, y en mi caso ideal para retomar la serie que tenía algo abandonada.

Por último, como muestra, un pequeño fragmento que transporta al lector al disfrute de los paisajes canarios, algo que hay que agradecer al autor, ya que consigue envolvernos en el ambiente en el que se desarrolla la trama, haciendo que la historia se disfrute mucho más:
"...Después de salir de la capital, y una vez tomado el desvío que indicaba la dirección del Roque y del observatorio astrofísico internacional, la carretera se empinaba y atravesaba un bosque que tenía poco que envidiar al que habíamos conocido en La Gomera. Abarcaba menos extensión, pero las especies vegetales eran casi las mismas, y la imagen que ofrecía, muy semejante. Incluso, en cuanto hubimos ganado una cierta altitud, compartía con el paisaje gomero aquella singular presencia de las nubes que se metían dentro del bosque, dándole una apariencia espectral. La visibilidad quedó pronto muy reducida, y los faros de nuestro utilitario de alquiler poco podían hacer contra el velo blanquecino que flotaba ante nuestros ojos.
-Aquí está otra vez la niebla -observó Chamorro, absorta.
-Menos mal que por esta zona no parece haber mucho tráfico -celebré- Porque no es que sobre espacio en las curvas.
-Tiene algo relajante -continuó Chamorro, ajena a mis consideraciones viarias-. Será porque hace que todo parezca más quieto.
-¿El qué?
-La niebla, digo. Aunque a la vez sobrecoge un poco. 
-Eso es por las películas -opiné-. A mí, cuando voy por un lugar donde hay niebla, siempre me parece que va a salir Jack Nicholson con esa cara que pone de demente y con un hacha en la mano, como en El resplandor.
-Te encantará, entonces -sugirió, irónica.
-No, Chamorro. Ya sabes que me aburren los psicópatas. Creo que son, con mucho, los asesinos menos interesantes." (Págs. 257 y 258)
Si con este diálogo que aquí he reproducido, la sinopsis del libro y las pinceladas que he dado sobre el mismo no os he animado a su lectura, quizá sea un aliciente para releerlo o acercarse a él por primera vez el hecho de que se ha rodado una versión cinematográfia del mismo, producida por Atresmedia y que será estrenada en pantalla grande en septiembre de este mismo año, protagonizada por Quim Gutiérrez y Aura Garrido, en los papeles de la pareja de guardias civiles encargados de la investigación. Me ha gustado el libro, así que habrá que darle una oportunidad a la película, cuando se emita, aunque ya se haya estrenado en el Festival de Cine de Málaga. Os dejo la dirección del tráiler que se puede encontrar en Youtube, por si alguien se anima a visualizarlo:

Por si no ha quedado claro, con esta reseña participo en la #YincanaCriminal2017 en el apartado "La acción transcurre en una isla".