domingo, 23 de abril de 2017

"Tatuaje", de Manuel Vázquez Montalbán.

Esta #yincana está resultando interesante, muy interesante por un lado, pero estresante por el otro, y no por culpa de la iniciativa en sí misma, sino porque como ya hemos comentado muchos por twitter, los días tendrían que tener un mínimo de treinta horas para que pudiéramos sacarles todo el partido que se merecen las horas del día. Si leemos no comentamos en twitter o en los blogs, o lo que es peor, no escribimos nuestras propias reseñas para cumplir el calendario que nos hemos propuesto, y si leemos más de la cuenta, se acumulan las reseñas. ¿No es esto una contradicción?

Una vez soltada toda la adrenalina que tenía acumulada, sigo con la reseña de esta semana, y de nuevo vuelvo a echar mano de un título que tenía esperando turno desde hace muchos años en la estantería, y al que no me acerqué en su momento. Aprovechando que una de las casillas de esta semana tenía como requisito que el protagonista fuera un detective, me he acordado de Manuel Vázquez Montalbán y de su personaje, Pepe Carvalho, y entre los títulos que tengo me he decidido por "Tatuaje", primera novela policíaca donde Carvalho ejerce como investigador privado.

Datos del libro

Título: Tatuaje
Autor: Manuel Vázquez Montalbán
Editorial:. Diario Público
1976, herederos de Manuel Vázquez Montalbán
2009, edición del Diario Público
Formato: Rústica
ISBN: 978-84-9899-244-1
192 páginas


Sinopsis (ficha de la editorial Planeta):

Un cuerpo de hombre joven desnudo sobre la arena, y en la piel, un tatuaje: "He nacido para revolucionar el infierno." Nace un enigma y nace un investigador privado, Pepe Carvalho, que a lo largo de la historia descubre la azarosa vida de superviviente de un hombre que tenía buena entrada con las mujeres. La retina de Carvalho le permite descubrir las pistas que conducen a la solución, pero también describir el entorno social y sentimental que ha hecho posible el crimen. Tatuaje, primera novela en la que Carvalho ejerce como investigador privado fue llevada al cine por Bigas Luna.



Impresiones sobre el libro

Ya he comentado más arriba que esta iniciativa está sirviendo para que me acerque a títulos que están en mi poder desde hace mucho tiempo aunque no me haya puesto con su lectura. Suelo tener libros que los periódicos ofrecían a un módico precio, diaria o semanalmente, y es por ello que se han ido acumulando sin que encuentren hueco para ser leídos. Esto le ha pasado a algunos de los títulos que tengo protagonizados por Pepe Carvalho; la culpa de que no me hubiera acercado a su figura la tiene en parte esta acumulación de títulos de la que solemos pecar aquellos a los que nos gusta la lectura y porque tuve la suerte de ver algún que otro episodio de las distintas series que en televisión se han hecho basándose en su persona, y digo varias porque recuerdo dos Pepe Carvalho en televisión, uno protagonizado por el actor Eusebio Poncela, y el otro por Juanjo Puigcorbé.
Quizá por haber conocido antes esta faceta televisiva, no me he acercado a la lectura de los libros, y debo reconocer que me he perdido algo interesante, al menos este primer título me ha gustado. En Tatuaje encontramos al detective en toda su esencia, con sus defectos y sus virtudes, y con su peculiar gusto por la gastronomía, pieza importante a lo largo de toda la trama.
El cuerpo de un joven rubio, bronceado por el sol, y ataviado solo con un slip es encontrado en la playa. Podría haberse ahogado, pero lo curioso es que nadie puede identificarlo, porque tiene la cara desfigurada, con el rostro comido por los peces; lo único que podría dar una pista sobre su persona es un curioso tatuaje que tiene en la paletilla: "He nacido para revolucionar el infierno."
Pronto la aparición de este cuerpo va a ser investigada por Carvalho, porque don Ramón, que tiene un despacho en la parte alta de la peluquería que regenta la señora Queta, su pareja, solicita los servicios de Carvalho para averiguar la identidad del muerto, algo que bien podría averiguar si se acercara a la comisaría de policía a preguntar. Carvalho, que intuye que los motivos que mueven a don Ramón a contratar sus servicios van más allá de la simple curiosidad, acepta el caso, y pronto se verá metido en los bajos fondos que traen consigo temas como prostitución y droga, tanto en la Barcelona que es a su vez el escenario principal donde se desarrolla la historia, como en Amsterdam y La Haya, lugares a los que debe acudir siguiendo las pistas del fallecido.
Lo insólito del tatuaje del muerto pone a Carvalho en la pista para llevar a cabo su investigación, siempre dudando de las verdaderas razones de don Ramón, su cliente, para contratarlo:

"...Tejió una primera y posible relación entre el hombre muerto y su cliente. Alguna complicidad unía a los dos hombres. Carvalho trató de alejar mentalmente esta hipótesis. Sabía por experiencia que lo peor en una investigación era partir de una hipótesis. Puede condicionar el proceso de acceso a la verdad e incluso desviarlo." (pág. 24)
La aparición del cadáver del joven revoluciona los bajos fondos de Barcelona, y la policía pronto hace redadas en el mundo de la prostitución y la droga a pequeña escala; nadie parece conocer la identidad de la víctima, y nadie se atreve a preguntar por él a la policía; su muerte parece haberlo revolucionado todo y el detective cada vez tiene más ganas de saber quién es. Las amigas de Charo, la prostituta con la que Carvalho mantiene una relación más o menos seria teman las redadas policiales y se esconden en casa de Charo, que ejerce sus servicios alejada de zonas conflictivas, pero Carvalho no quiere que Charo se vea involucrada en los problemas.
El detective se nos presenta como un personaje protector, pero que a la vez no teme enfrentarse a problemas, y que gusta de llegar al fondo de la verdad. Fue colaborador de la CIA y sabe moverse por rincones de Europa; su etapa vinculado al mundo policial hizo que mantuviera contactos a todos los niveles de los que poder sacar información. Como punto interesante y curioso, la importancia que el personaje da al buen comer y al buen beber.
"...Carvalho pensó que de lo perdido saca lo que puedas. Frente a la cafetería que le indicaba Teresa había una tienda ejemplar dedicada a productos alimenticios italianos. Podía escoger una magnífica cena que le consolara de los horrores de 'cualquier cosa'. Fue hacia allí y primero contempló con astucia las pastas recién hechas que se exhibían en el aparador. No sabía si inclinarse por los fetucchini o por cappelletis. Una vez dentro abandonó la lucha por la primera fila a unas cuantas compradoras con evidentes prisas. Examinó las estanterías de los vinos por si encontraba un Marcelli. Localizado el vino, sus ojos se hundieron en los muelles montoncillos de cappelletis. La elección estaba hecha. Pero aún examinó el jamón de Parma, la mozzarella, los tarros con la salsa. Ya tenía la cena en la imaginación e hizo el pedido con una total seguridad." (pág. 126)
La historia está contada en tercera persona por un narrador omnisciente. Predominan las descripciones frente a los diálogos, pero la historia no se hace pesada en ningún momento, porque la trama avanza bien, y hay acción. Además, son muchos los personajes secundarios que aparecen acompañando al detective, cada uno con sus peculiaridades, conformando un puzzle con el que se acaba disfrutando, y flotando en la historia tenemos de fondo la canción que popularizó Concha Piquer y que da título al libro:
 "Él vino en un barco, de nombre extranjero..."
Me ha gustado Carvalho como personaje literario y he disfrutado con la prosa del autor. Ahora que conozco los libros, no tengo excusa para no repetir con el personaje. Lástima que su autor nos haya dejado tan pronto.


Ficha del autor (tomada de la página de Editorial Planeta)


Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona, 1939- Bangkok, 2003). Poeta, novelista, ensayista y periodista, forma parte del grupo de intelectuales indispensables para entender la segunda mitad del siglo XX. Autor multidisciplinar, fueron las novelas protagonizadas por su detective Pepe Carvalho las que lo convirtieron en un fenómeno narrativo trasfronterizo. Ganador, entre otros galardones, del Premio Nacional de Narrativa, del Premio de la Crítica, del Premio Nacional de las Letras y del Premio Planeta, en toda su obra existe un vínculo común: la recuperación de la memoria a través de la crónica social. Fuera cual fuese el género que tratara, el objetivo de Manuel Vázquez Montalbán fue cuestionar el desorden del mundo desde una perspectiva galaico catalana. Su muerte temprana dejó un vacío inmenso entre sus lectores, que suelen preguntarse "qué diría Manolo" ante cuestiones de índole política, económica, cultural y social.


Más información de Pepe Carvalho en el enlace de wikipedia.

domingo, 16 de abril de 2017

La niebla y la doncella. Lorenzo Silva.

Seguimos con la #YincanaCriminal2017, y esta vez de la mano de un autor español con el que suelo disfrutar mucho, aunque tengo pendiente la lectura de algunos de sus libros.

Datos del libro

Título: La niebla y la doncella
Autor: Lorenzo Silva
Editorial: Destino
Colección booket
Formato: Rústica bolsillo
ISBN: 978-84-233-3793-4
Primera edición en Colección Booket: febrero de 2006
Tercera impresión: diciembre de 2007
368 páginas

Sinopsis (tomada del propio libro):
 El sargento Bevilacqua y su compañera la cabo Chamorro, atípicos investigadores de la Guardia Civil, reciben un incómodo encargo. El asunto que les toca en suerte es un asesinato ocurrido dos años atrás en la isla canaria de La Gomera; el muerto, un joven de vida desordenada y carácter atolondrado. Por el crimen, en su día, se juzgó y absolvió a un político local cuya hija adolescente andaba en relaciones con la víctima. El caso ha estado en vía muerta durante meses, pero las altas conexiones de la madre del chico han forzado a reabrirlo. Chamorro y Bevilacqua se encuentran con un crimen antiguo y muy pocas pistas para resolverlo. Tras desplazarse a la isla, la cabo y el sargento, con la colaboración no siempre entusiasta de los guardias que en su día cerraron el caso en falso, se sumergen en la búsqueda de un asesino que parece haberse desvanecido en la niebla del bosque donde apareció el cadáver.
Lorenzo Silva nos ofrece la entrega más trepidante y ambiciosa de las andanzas del sargento Bevilacqua.

Sobre el autor

Lorenzo Silva (Madrid, 1966) ha escrito, entre otras, las novelas La flaqueza del bolchevique (finalista del Premio Nadal 1997), Noviembre sin violetas, La sustancia interior, El urinario, El ángel oculto, El nombre de los nuestros, Carta blanca (Premio Primavera 2004), Niños feroces y la Trilogía de Getafe, compuesta por Algún día, cuando pueda llevarte a Varsovia, El cazador del desierto y La lluvia de París. Es autor de los libros de relatos El déspota adolescente y El hombre que destruía las ilusiones de los niños y del libro de viajes Del Rif al Yebala. Viaje al sueño y la pesadilla de Marruecos. En 2006 publicó junto a Luis Miguel Francisco Y al final, la guerra, un libro-reportaje sobre la intervención de las tropas españolas en Irak (reeditado en 2014), en 2008 un ensayo sobre El derecho en la obra de Kafka y en 2010 Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil (Premio Algaba de Ensayo). Además, es autor de la serie policíaca protagonizada por los investigadores Bevilacqua y Chamorro, iniciada con El lejano país de los estanques (Premio Ojo Crítico 1998) y a la que siguieron El alquimista impaciente (Premio Nadal 2000), La niebla y la doncella, Nadie vale más que otro, La reina sin espejo, La estrategia del agua, La marca del meridiano (Premio Planeta 2012), Los cuerpos extraños y Donde los escorpiones, publicada en 2016.
Más información sobre el autor y su obra en su página web.

Impresiones sobre el libro

Hacía tiempo que no me acercaba a las figuras de Bevilacqua y Chamorro. Me gusta Lorenzo Silva como autor, he leído incluso obras suyas de no ficción, como "Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil", y sin duda la disfruté mucho; desde aquí os la recomiendo si no la habéis leído. Con la serie que tiene como protagonistas a la pareja de guardias civiles, Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro, me pasa algo distinto a lo que suelo recomendar. He leído varios títulos, pero no he seguido un orden preciso, voy intercalando lecturas, y no controlo realmente la evolución de los personajes, que es lo que suelo tener en cuenta al enfrentarme a las series. Aprovechando que la #yincanacriminal tiene una casilla que manda que la trama se desarrolle en una isla, y siguiendo con mi idea de que esta iniciativa me ayude a reducir el número de títulos pendientes, venía genial para completar dicha casilla la novela que hoy traigo, "La noche y la doncella", cuya acción se desarrolla principalmente en la isla canaria de La Gomera, aunque de pasada también sean escenarios otras islas del archipiélago.

El sargento Bevilacqua y la cabo Chamorro deben acudir a la isla canaria para intentar resolver un crimen dormido por el que en su momento se acusó a un importante político de la zona. La víctima, Iván López, un chaval fanfarrón e impulsivo, dedicado al trapicheo de drogas, mantenía relaciones con la joven hija del concejal Gómez Padilla, y al encontrar su cuerpo las sospechas recayeron en el político, que al parecer tenía motivos suficientes para acabar con el joven, pero a pesar de las pruebas el caso quedó cerrado en falso, sin que se pudiera demostrar una verdadera culpabilidad.

Bevilacqua (Vila, como gusta que le llamen) y Chamorro deben dejar a un lado su vida personal y ponerse al frente de una investigación que va a resultar en principio complicada, por el tiempo transcurrido desde el asesinato del joven Iván, con la dificultad añadida de encontrar pistas e interrogar a la gente que pudiera tener relación con la víctima después de tanto tiempo, y porque van a estar sometidos al control de diferentes personas con distintos intereses. La investigación que la pareja protagonista lleve a cabo en la isla va a estar sujeta a la ayuda que puedan prestarles sus propios compañeros de la guardia civil en Canarias, que en un primer momento no verán con buenos ojos que venga alguien de fuera a intentar resolver un caso que ellos fueron incapaces de concluir, y a las presiones políticas de la zona, de parte del propio concejal acusado en un primer momento, que confía en la llegada de nuevos aires para que su reputación quede totalmente limpia, a pesar de que sigue siendo el principal sospechoso sobre el que va a recaer la investigación, y el subdelegado del gobierno, que tiene un interés personal en que el caso quede resuelto, porque la madre de Iván acabó con el tiempo siendo su cuñada, y ésta no acepta que el principal sospechoso fuera absuelto en el juicio y que el caso de la muerte de su hijo siga sin resolverse.

El teniente Guzmán, de la unidad de la policía judicial recibe a los protagonistas en Tenerife y pone a su disposición para que ayude en la investigación del caso a la cabo Ruth Anglada, que casualmente había sido compañera de Chamorro en la academia de guardias civiles, pero la relación que resurge entre ambas no parece favorecer la resolución del crimen. Por si fuera poco, Vila, del que en esta entrega conoceremos muchos aspectos de su vida personal, parece sentir una fuerte atracción hacia Anglada, lo que en algún momento le lleva a creer que traiciona la confianza de la cabo Chamorro, que en esta nueva entrega se nos presenta como una mujer menos fría, que mantiene una relación algo tumultuosa con un antidisturbios, y que disfruta como una niña contemplando las estrellas que puede vislumbrar desde el limpio cielo canario. La relación entre Vila y Chamorro puede entenderse como 'tensión sexual no resuelta' o de superior que vela por los intereses del subordinado; Vila intuirá que no todo va bien en la relación que Chamorro mantiene con su pareja, como buen psicólogo conocedor de la naturaleza humana.

(A título personal, comentar que cuando he leído alguna novela de estos protagonistas me viene al pensamiento la serie de TVE "U.C.O. Unidad Central Operativa", y tengo tendencia a ponerle a Bevilacqua la cara de Miguel Ángel Solá, que es el actor que interpreta en esta serie al teniente Bruno Sierra, que al igual que Bevilacqua mantiene una buena relación de afecto y respeto con su subordinada, la sargento Laura Andrún; sé que las edades de los protagonistas de la serie de Lorenzo Silva no son tan diferentes entre sí, pero a mí me gusta imaginármelo así, qué le voy a hacer. Si hubiera seguido mi máxima de leer esta serie en orden, no me pasaría esto).

Será el propio Vila el encargado de relatar la historia en veinte capítulos, cada uno de ellos precedido por un título que resume a la perfección lo narrado allí, siendo el encabezamiento del último capítulo el que da título al libro.

Con un lenguaje claro y sencillo, donde abundan los diálogos y las reflexiones que el propio Vila hace sobre la naturaleza humana y la complejidad de la justicia, todo ello aderezado con las descripciones que sobre el paisaje canario podemos disfrutar entre sus páginas, "La niebla y la doncella" se nos presenta como una novela interesante y amena, digna del género policíaco, y en mi caso ideal para retomar la serie que tenía algo abandonada.

Por último, como muestra, un pequeño fragmento que transporta al lector al disfrute de los paisajes canarios, algo que hay que agradecer al autor, ya que consigue envolvernos en el ambiente en el que se desarrolla la trama, haciendo que la historia se disfrute mucho más:
"...Después de salir de la capital, y una vez tomado el desvío que indicaba la dirección del Roque y del observatorio astrofísico internacional, la carretera se empinaba y atravesaba un bosque que tenía poco que envidiar al que habíamos conocido en La Gomera. Abarcaba menos extensión, pero las especies vegetales eran casi las mismas, y la imagen que ofrecía, muy semejante. Incluso, en cuanto hubimos ganado una cierta altitud, compartía con el paisaje gomero aquella singular presencia de las nubes que se metían dentro del bosque, dándole una apariencia espectral. La visibilidad quedó pronto muy reducida, y los faros de nuestro utilitario de alquiler poco podían hacer contra el velo blanquecino que flotaba ante nuestros ojos.
-Aquí está otra vez la niebla -observó Chamorro, absorta.
-Menos mal que por esta zona no parece haber mucho tráfico -celebré- Porque no es que sobre espacio en las curvas.
-Tiene algo relajante -continuó Chamorro, ajena a mis consideraciones viarias-. Será porque hace que todo parezca más quieto.
-¿El qué?
-La niebla, digo. Aunque a la vez sobrecoge un poco. 
-Eso es por las películas -opiné-. A mí, cuando voy por un lugar donde hay niebla, siempre me parece que va a salir Jack Nicholson con esa cara que pone de demente y con un hacha en la mano, como en El resplandor.
-Te encantará, entonces -sugirió, irónica.
-No, Chamorro. Ya sabes que me aburren los psicópatas. Creo que son, con mucho, los asesinos menos interesantes." (Págs. 257 y 258)
Si con este diálogo que aquí he reproducido, la sinopsis del libro y las pinceladas que he dado sobre el mismo no os he animado a su lectura, quizá sea un aliciente para releerlo o acercarse a él por primera vez el hecho de que se ha rodado una versión cinematográfia del mismo, producida por Atresmedia y que será estrenada en pantalla grande en septiembre de este mismo año, protagonizada por Quim Gutiérrez y Aura Garrido, en los papeles de la pareja de guardias civiles encargados de la investigación. Me ha gustado el libro, así que habrá que darle una oportunidad a la película, cuando se emita, aunque ya se haya estrenado en el Festival de Cine de Málaga. Os dejo la dirección del tráiler que se puede encontrar en Youtube, por si alguien se anima a visualizarlo:

Por si no ha quedado claro, con esta reseña participo en la #YincanaCriminal2017 en el apartado "La acción transcurre en una isla".

domingo, 26 de marzo de 2017

El cartero siempre llama dos veces. James Mallahan Cain.

Una nueva entrada para la #YincanaCriminal2017, otra vez de la mano de todo un clásico de la literatura. Cuando trataba de buscar un título que completara la casilla "uno de los personajes es una 'femme fatale'", pensé sin dudarlo en un título que había tenido el placer de disfrutar, tanto en su versión literaria como en su versión cinematográfica, y no he dudado en releerlo para esta ocasión. Sin más dilación, vamos con los datos del libro:

Título: El cartero siempre llama dos veces
Título original: The Postman Always Rings Twice
Autor: James Mallahan Cain
Traductor: Federico López Cruz
Formato: Tapa blanda
ISBN: 84-96246-74-4
142 páginas.
Editorial: Diario El País, S.L. (Colección Serie Negra)
Editado por primera vez en 1934, la edición que aquí se presenta fue publicada en el año 2004.


Sinopsis: Frank Chambers sólo pretende un plato de comida cuando entra en la fonda de Papadakis, pero la atracción hacia Cora, la joven y sensual esposa del dueño, le obliga a quedarse. Un marido viejo resulta un estorbo para dos apasionados amantes sin escrúpulos. Este clásico de la novela de suspense fue llevado al cine en dos ocasiones y lo interpretaron LanaTurner y John Garfield, en 1946, y Jessica Lange y Jack Nicholson, en 1981.

(Sinopsis tomada de la trasera del libro)




Datos sobre el autor (tomados del propio libro):
El periodista, novelista y guionista norteamericano James Mallahan Cain (1892-1977) retrata a la perfección la violencia de los bajos fondos de las grandes ciudades. El estilo cínico y descarnado con que narra el mundo del delito es característico de sus obras -esenciales dentro de la literatura negra- entre las que destaca Pacto de sangre, llevada al cine por Billy Wilder bajo el título, en España, de Perdición, e interpretada por Fred MacMurray, Barbara Stanwick y Edward G. Robinson.

Si alguien está interesado en ampliar la información sobre la vida de este autor, no tiene más que pasar por la entrada que sobre él se hace en la wikipedia.

(Fotografía del autor tomada de google imágenes).

Impresiones sobre el libro

Ya he comentado más arriba que me acordé de este título y de la protagonista femenina de esta historia cuando pensé en una "mujer fatal", especialmente si nos vamos a la definición que la wikipedia hace de este término:
"Una mujer fatal --de la expresión francesa femme fatale-- es un personaje tipo, normalmente una villana que usa la sexualidad para atrapar al desventurado héroe. Se la suele representar como sexualmente insaciable. Aunque suele ser malvada, también hay mujeres fatales que en algunas historias hacen de antiheroínas e incluso de heroínas. En la actualidad, el arquetipo suele ser visto como un personaje que constantemente cruza la línea entre la bondad y la maldad, actuando sin escrúpulos sea cual sea su voluntad."
Estamos ante una historia corta, de apenas ciento cuarenta páginas, que desarrolla una apasionada historia a lo largo de dieciséis capítulos, que no dejan indiferente al lector.

La historia se inicia cuando Frank Chambers, expulsado del camión de heno donde viajaba escondido tras pasar tres semanas en Tijuana, llega a la fonda Los Robles Gemelos, en California. Frank queda retratado ante los ojos del lector como un personaje inquieto, sin oficio ni beneficio, y con un futuro incierto. Sólo tiene veinticuatro años, y el dueño de la fonda, Nick Papadakis, de origen griego, que pronto se da cuenta de que Frank no tiene dinero, le ofrece la posibilidad de trabajar allí. La llegada de la dueña de la fonda, Cora Smith, la esposa de Nick, acabará inclinando la balanza para que Frank acepte ese empleo:
"Entonces la vi. Hasta ese momento había estado en la cocina, pero entró en el comedor para recoger la mesa. Salvo su cuerpo, en verdad, no era ninguna belleza arrebatadora, pero tenía una mirada hosca y los labios salidos de un modo que me dieron ganas de aplastárselos con los míos." (Pág. 8)
 Frank es el narrador de la historia, y desde el primer momento se empeña en demostrar al lector que su llegada a la vida de los dueños de la fonda no ha sido más que una gota que ha colmado un vaso ya a punto de rebosar, en medio de un matrimonio infeliz, al menos por parte de Cora, que había visto truncadas sus aspiraciones de trabajar en Hollywood después de haber ganado un concurso de belleza en su pueblo, y se había tenido que conformar con un matrimonio que la sacara de la miseria en que vivía. Cora no es una mujer exuberante, es más bien menuda, morena y con el pelo rizado, de piel y dientes muy blancos, que se empeña por todos los medios en demostrarle a Frank que no es mejicana (es curioso que las dos protagonistas de las versiones cinematográficas que citamos más arriba sean rubias). Se presenta ante Frank como una mujer cuyos sueños no han podido cumplirse, y que no soporta la vida que lleva. Sus aspiraciones como actriz fracasaron porque no valía para ese oficio aunque la cara la acompañara, y acabó trabajando en un cafetín de mala muerte, dejándose pellizcar los muslos a cambio de propinas. Cuando conoció a Nick intentó serle fiel pero no soportaba "estar siempre al lado de un hombre grasiento que le revuelve a una el estómago cada vez que la toca."

Entre Frank y Cora pronto se establece una relación de dependencia, de atracción sexual mutua que traerá graves consecuencias para el trío protagonista. Escapar de la fonda juntos no supondría ninguna solución, puesto que ella terminaría trabajando en un cafetín, como aquel del que fue rescatada por Nick, y Frank acabaría en un empleo miserable del que finalmente se cansaría, y que ella tampoco soportaría. Cora se nos presenta como un personaje ambicioso, no es que haya conseguido mucho en su vida, pero no está dispuesta a perderlo bajo ningún concepto. A ella no le molesta trabajar, y no se considera mala persona, pero si para solucionar el error que cometió al casarse con Nick tiene que actuar como una arpía aunque no lo sea, nos demostrará a lo largo de la lectura que está dispuesta a hacerlo.

Son tres los personajes principales de esta obra, y a pesar de cómo se comportan entre ellos, les puedes llegar a tomar cariño, y los entiendes en algún momento, claro está que la forma que tienen de solucionar los conflictos entre ellos no es claramente la más adecuada. Recurrir al asesinato no es el mejor camino para atajar un problema, pero está claro que estamos ante una novela negra y si no hubiera un crimen poco aportaría el título escogido a esta #yincana.

Un viaje de Nick a Los Ángeles para arreglar el cartel de la fonda que había quedado destrozado tras un vendaval sirve a los otros dos protagonistas como excusa para un primer encuentro sexual, que traerá como funesta consecuencia la decisión de acabar con la vida de Nick. No sé si el narrador trata de justicarse o realmente siente pena por el griego, al que ha cogido algo de cariño, pero la atracción sexual que siente hacia su mujer se impone a la razón y está dispuesto a llevar la pasión hasta las últimas consecuencias.

En esta novela no faltan los detalles de una investigación, no estamos únicamente ante una historia de pasión con resultados nefastos. Se planifica un intento de asesinato, al que asistimos como lectores, que resultará fallido, y que quedará culminado con un desenlace fatal. Los protagonistas quieren disfrutar de una vida nueva y más fácil, sin dar con sus huesos en la cárcel o muertos en la horca, y por ello tienen que conseguir que el crimen no parezca tal, y seremos partícipes de cómo se planea y cómo se lleva a cabo. La pareja protagonista ideará una sólida coartada y buscará testigos que avalen la misma para convertir una muerte deseada en un trágico accidente, pero no contarán con la perspicacia de Sackett, el fiscal del distrito, un león con corazón de piedra que no terminará de creer la historia y facilitará el enfrentamiento de la pareja protagonista, lo que supondrá un importante resquicio en su relación. La entrada en escena de Katz, abogado de profesión y el único capaz de ganar al fiscal dará un giro a la historia, y su aparición servirá al lector para conocer diferentes vericuetos legales, ampliando los temas tratados en el libro (recomendaciones hechas por policías a presuntos culpables de posibles abogados a cambio de dinero, sobornos, tejemanejes de las compañías aseguradoras, egoísmo de los protagonistas, engaños, amor convertido en miedo, reconciliaciones, una cierta justicia divina...)

Son muchos los ingredientes que posee este libro, a pesar de no ser una historia demasiado larga la que nos presenta. Me ha gustado la forma que tiene el autor de introducirnos en ella, de la mano de un narrador que es a la vez parte importante de la trama y que va contando, en pasado, cómo se desarrollan los hechos. La narración no se hace pesada en ningún momento y también abundan los diálogos, con lo que la lectura resulta amena. Se puede notar sin dificultad la atracción que sienten los protagonistas principales, y como he comentado más arriba, llegas a entenderlos en algún momento, aunque no estés para nada de acuerdo con la manera que tienen de solucionar lo que para ellos resulta un problema. A pesar de que puedan resultarnos fríos en su manera de pensar a la hora de ejecutar su plan, se nos presentan como personas con conciencia, van madurando a medida que avanza la historia, muestran sus egoísmos y sus miedos, y eso es algo que a mí particularmente me ha llegado. Creo que muchos hemos visto las distintas versiones cinematográficas que hay de la obra, pero si tenéis oportunidad, personalmente os recomiendo la lectura de este libro, porque se le saca mucho más partido a la historia, y su lectura no nos quita demasiado tiempo. Tengo que buscar por casa alguna obra más de este autor, porque he disfrutado mucho con su prosa y su estilo directo. A veces tenemos escondidas pequeñas joyas a las que no damos la importancia debida buscando la última novedad, y se nos escapan títulos interesantes. Eso es lo que me ha pasado a mí con este autor.

Con "El cartero siempre llama dos veces" participo en la #YincanaCriminal2017 en la casilla correspondiente a la cuarta semana: Uno de los personajes es una 'femme fatale'.

lunes, 13 de marzo de 2017

"El asesinato de Roger Ackroyd", de Agatha Christie.

Era un poco reticente a la hora de participar en la #YincanaCriminal2017, y la verdad es que estoy disfrutando con la experiencia. Si es cierto que ya tengo leídos un par de títulos totalmente novedosos, publicados en este mismo 2017, cuya reseña deberé afrontar en su momento, cuando pensé en esta experiencia me vino a la cabeza afrontar o retomar la lectura de títulos algo más antiguos, que se habían quedado pendientes en mi estantería; esta yincana sería una buena excusa para acabar con algunos pendientes, y qué decir tiene que en mi caso particular los pendientes en novela negra nunca se terminan, porque es lo que más suelo adquirir, pero no me arrepiento.

Tomando en cuenta esta premisa, a la hora de afrontar una novela policíaca cuya acción transcurriera en un ambiente rural, con la que poder participar en la reseña de la tercera semana, he echado mano de todo un clásico, un título de una autora que ya ha aparecido en el blog y que me acompañó durante mi etapa de lectora adolescente. Creo que ya he comentado en alguna ocasión en la blogosfera que empecé a leer a Agatha Christie después de devorar los libros de Enid Blyton, y que fue la escritora que me acercó al mundo de la novela de intriga, y eso que agradezco. Tomando como premisa la definición más o menos acertada de novela policíaca, en la que el crimen, la investigación y la intriga son los elementos principales, sin tener en cuenta la posible crítica social, y teniendo en cuenta que muchas de las novelas de esta autora se desarrollan en pequeños pueblos donde los habitantes tienen mucho que ocultar, me he decidido a retomar la lectura de "El asesinato de Roger Ackroyd", de Agatha Christie, para completar la casilla "La acción transcurre en un ambiente rural". Estamos ante una novela policíaca, por tanto, con su correspondiente crimen, pero debido a que se desarrolla en un pequeño pueblo inglés, el título viene que ni pintado para la casilla de ambiente rural.

Sin más, vamos con los datos técnicos del libro:

Título: El asesinato de Roger Ackroyd
Título original: The murder of Roger Ackroyd
Autora: Agatha Christie
Traducción: G. Bernard de Ferrer
Editorial: Santillana Ediciones Generales, S.L.
Formato: Rústica
Colección: El País. Serie Negra.
Edición: Junio, 2004
256 páginas

"El asesinato de Roger Ackroyd" fue publicado originariamente en 1926, y fue la obra que lanzó a su autora a la fama.

Sinopsis: Roger Ackroyd, viudo y terrateniente, aparece con una daga tunecina clavada en la espalda. Es la tercera muerte sospechosa en poco más de un año. En King's Abbot se respira inquietud y sospecha. Por suerte, el nuevo vecino -un apacible jubilado de origen belga y espectacular bigote- abandona el relajante cultivo de calabacines  para resolver el caso. 


Impresiones sobre el libro

Tras una breve "Nota de la autora" en la que justifica su libro y un poco su desconcierto ante la adaptación del mismo a la escena, bajo el título de "Coartada", se presentan los "dramatis personae", como suele ser corriente en todas las obras de esta escritora, puesto que, a pesar de ser novelas no demasiado extensas, son muchos los personajes, principales y secundarios, que pululan por las historias, y normalmente todos ellos, o bien tienen algo que ocultar, o bien ofrecen algún pequeño detalle que puede servir como pista al lector más avezado, o más bien al contrario, consiguen que éste se descentre del todo.
Son veintisiete capítulos los que conforman la trama, lo que da una ligera idea de la reducida extensión de los mismos, aunque en mi opinión suficiente para dar las pinceladas de una historia que poco a poco se va desarrollando, complicándose a medida que se avanza en la lectura y que queda culminada por un sorprendente final (no se recomienda leer las tres últimas páginas, a no ser que queramos chafarnos la historia a nosotros mismos).
Será el doctor James Sheppard el encargado de acercarnos la trama y ya en las primeras líneas se nos habla de la muerte de Mistress Ferrars la noche del 16 al 17 de septiembre en extrañas circunstancias, al parecer por una ingesta excesiva de veronal. La muerte de esta viuda rica pone al descubierto los secretos que se esconden en un pequeño pueblo donde "la principal diversión consiste en hacer largos comentarios sobre las menores incidencias de la vida ajena".
"El pueblo de King's Abbot es similar a cualquier otro pueblo. La ciudad más cercana es Cranchester, situada a unos quince kilómetros de distancia. Tenemos una importante estación de ferrocarril, una oficina de Correos y dos comercios rivales donde venden de todo. Los hombres acostumbran a dejar la localidad en su juventud; pero es rico en solterones y oficiales retirados. La principal diversión consiste en hacer largos comentarios sobre las menores incidencias de la vida ajena." (pág. 20)
King's Paddock y Fernly Park son las dos casas de alguna importancia en el pueblo, y los propietarios respectivos, la viuda fallecida y el empresario Roger Ackroyd, verdadera alma del pueblo, mantenían algo más que una amistad. El repaso que el doctor Sheppard hace de los habitantes del pueblo de King's Abbot y de los secretos y cotilleos que atañen tanto a los personajes de más renombre como al resto de vecinos, tanto allegados como servidumbre, acercan al lector  una realidad no tan idílica en la que tienen cabida chantajes, problemas económicos que bien podrían solucionarse con una buena herencia, inversiones fallidas, amores ocultos, deseos de ascender... y en general toda una serie de secretos que acaban con la vida del alma máter del pueblo, lo que trae consigo la entrada en la investigación del detective Hercule Poirot, que se dedicaba en su retiro en el pequeño pueblo al cultivo de calabazas. Roger Ackroyd, que acaba asesinado en el despacho de su casa con una daga tunecina de su propiedad  clavada en su espalda, sí conocía al detective y sabía a qué se dedicaba, pero a petición del propio Poirot éste era uno de los secretos que los habitantes del pueblo más ansiaban conocer, especialmente Caroline, la hermana soltera del doctor, que guarda en su interior alma de detective y a la que gusta estar al corriente de todo lo que ocurre en la zona.
El hecho de que Roger Ackroyd haya sido asesinado en su propia casa, con un arma de su propiedad, abre el abanico de sospechosos a todo aquel que tuvo alguna relación con él, incluyendo al servicio (criados, ama de llaves, secretario...) y a los familiares (un hijastro desaparecido, una cuñada y una sobrina que viven de su generosidad...) Eran muchos los que podían tener un motivo para asesinar al empresario, porque todos podían sacar un beneficio más o menos grande con su muerte, y también eran muchos los que tuvieron la oportunidad (por el hecho de encontrarse en el momento y lugar propicios), incluido un  extranjero que merodeaba por los alrededores de la casa en el momento del crimen.
En las obras de Agatha Christie, y la que hoy presentamos no es ninguna excepción, no se trata únicamente de adivinar quién es el culpable de la muerte de turno, que en algunos casos puede resultar fácil, a veces por descarte, sino también de encontrar el motivo y la ocasión. Hay que reconocer que estas obras ponen a trabajar nuestra "materia gris", como diría Poirot, y no es extraño que a medida que vamos avanzando en la lectura vayamos sospechando de todo y de todos, y esto se debe principalmente a que la autora sabe trazar una telaraña de engaños y secretos que afectan a todos los protagonistas, en menor o mayor medida, lo que hace que las sospechas hacia todos ellos aumenten desde el lado del lector. A ello contribuye el personaje de Poirot, que parece ir un poco por delante, alardeando de poner en funcionamiento sus "células grises".
"...Nada más que eso, monsieur. Cada uno de los aquí presentes me esconde algo -levantó una mano al alzarse un coro de débiles protestas-. Sí, sí; sé lo que digo. Puede ser algo sin importancia, trivial, que se supone no tiene que ver con el caso; pero ahí está. Cada uno de ustedes tiene algo que esconder. Confiésenlo, ¿no tengo razón?
Su mirada, cargada de acusación y de reto, dio la vuelta a la mesa, y todos bajaron los ojos ante los suyos..., incluso yo.
-Ya me han contestado -dijo Poirot con una risita extraña. Se levantó-. Les hago un llamamiento... ¡Díganme la verdad, toda la verdad! -hubo un silencio-. ¿Nadie quiere hablar?
Volvió a reir.
-C'est dommage! -dijo, y salió. (Págs. 137-138)
Seguramente será éste un título que muchos hayan leído, creo que incluso yo lo leí hace mucho tiempo, pero debo reconocer que lo he disfrutado, porque no recordaba casi nada de la historia, y aunque tenía la mosca detrás de la oreja, recordándome que la trama me sonaba, me ha sabido sorprender, de ahí que no me haya arrepentido en ningún momento de acercarme de nuevo a esta autora, a la que había dejado un poco de lado y cuya lectura retomé hace un par de años cuando por la blogosfera se celebró una especie de homenaje en el aniversario de su muerte.
He intentado seguir los pasos del detective a la hora de resolver la trama, el quién y el porqué del asesinato, y he ido descartando a sospechosos a medida que se han ido revelando más datos sobre ellos, pero el final me ha sorprendido, y eso es algo que se agradece, sobre todo si estamos ante una historia no demasiado extensa, que sabe mantener la intriga. Si algo me ha quedado claro ante la lectura de este libro es que voy a buscar tiempo para leer más obras de la autora (tengo la colección completa que salió publicada por Orbis hace ya mucho tiempo, y algún que otro título suelto publicado por la editorial Molino, El País, o algún que otro título publicado con motivo del 125 aniversario de su nacimiento, así que no tengo excusa); está claro que la memoria no me acompaña, y lo leído con catorce o quince años no siempre se mantiene en mi cabeza, así que es una manera de encontrar un motivo para retomar estas lecturas. Como solemos decir, nos falta vivir otra vida para leer y releer todo lo que quisiéramos, pero lo haremos en la medida de nuestras posibilidades.

Si alguien no se ha acercado a la figura de Agatha Christie y de su detective Hercule Poirot, algo que me parece casi imposible, sin duda se lo recomiendo, porque son lecturas entretenidas y que ponen en funcionamiento nuestra capacidad de deducción, y como no podía ser de otro modo, son historias que quedan totalmente cerradas en las que además del crimen e investigación de turno puedes encontrar celos, odios, engaños... toda una amalgama de problemas que amenizan la trama y hacen que disfrutemos con ella. El hecho de que muchas de estas historias se desarrollen en pequeños núcleos de población, lo que a priori podría reducir el número de sospechosos, no quita mérito a la intriga, puesto que la autora sabe jugar con el lector y a lo largo de la trama le planteará dudas y secretos guardados por los personajes, lo que en determinados momentos hará que se aparte del camino correcto para llegar a la verdad, y como ejemplo de todo esto, el libro que hoy aquí presentamos, que es recomendable 100% en mi humilde opinión.

Si alguien se anima a acercarse al personaje de Poirot, conviene leer los títulos en orden, al menos es lo que yo hubiera hecho si hubiera tenido más información. Son historias conclusivas, de eso no hay duda, pero particularmente me hubiera gustado saber el orden de publicación  y haber afrontado su lectura en orden cuando era más joven; a lo mejor si lo hubiera hecho así tendría más claro cuáles había leído y qué títulos me interesaba completar. Aquí os dejo la relación de las siete primeras obras en las que aparece Poirot:

1. El misterioso caso de Styles (1920)
2. Asesinato en el campo de golf (1923)
3. Poirot investiga (1924)
4. El asesinato de Roger Ackroyd (1926)
5. Los cuatro grandes (1927)
6. El misterio del tren azul (1928)
7. Peligro inminente (1932)
Y la lista sigue, y sigue...
Si os animáis, va a merecer la pena. Para los que ya la conocéis, merece la pena dedicar un poco de tiempo a acercarse a la obra de esta autora.
Es costumbre en este blog hacer una pequeña biografía del autor o autora cuya obra se reseña, pero a Agatha Christie ya le dediqué en su momento una entrada especial, así que si alguien se anima a saber más datos sobre su vida, no tiene más que pasarse por el enlace de la reseña correspondiente, una de las primeras publicadas en el blog: Agatha Christie. Recordando los "clásicos".

Con esta reseña participo en la tercera semana de la #YincanaCriminal2017, esta vez en plazo porque he modificado criterios (gracias, jefas), en la categoría de "La acción transcurre en un ambiente rural".

lunes, 6 de marzo de 2017

Ojos de agua. Domingo Villar.


Este año me he liado la manta a la cabeza y me ha dado por participar en una estupenda iniciativa, la #YincanaCriminal2017, de la que ya hablé en una entrada anterior. Con esta reseña queda inaugurada mi particular yincana, que me está sirviendo para leer títulos que habían quedado pendientes en mi estantería (o para releerlos, que tampoco es malo). Del mismo modo, esta iniciativa está haciendo que me acerque a alguna que otra novedad (aunque la suerte sólo me ha acompañado un par de veces en la lucha por conseguirlas a través de twitter, pero la iniciativa se agradece).

Sin más, vamos con la primera reseña, que espero no sea la última (en principio son quince los libros que deben reseñarse).

Título original: Ollos de agua
(Libro traducido al castellano por el propio autor).
Título: Ojos de agua
Autor: Domingo Villar
Editorial: Debolsillo

©2006, Domingo Villar
©2006, Ediciones Siruela, S.A.
©2007, Random House Mondadori, S.A.
Quinta edición: octubre, 2010

ISBN: 978-84-8346-495-3 (vol. 705/1)
192 páginas.

El primer caso del inspector Leo Caldas.



Sinopsis: En una casa cercana a la playa, en la costa gallega, se descubre el cadáver de un joven saxofonista que sufrió una de las torturas más crueles que se recuerden. Le asignan el caso al inspector Leo Caldas, un hombre solitario y nocturno, de buen paladar para los vinos y mejor oído para el jazz, y  a su ayudante Rafael Estévez, un llano aragonés perdido entre gallegos. Este singular tándem deberá investigar las altas esferas y los bajos fondos de Vigo para descubrir que las dobles vidas, como las mejores intrigas, siempre esconden inesperadas dobleces.


Datos sobre el autor
Domingo Villar (Vigo, 1971), es un escritor español de novela negra, afincado en Madrid. Por la novela que hoy reseñamos obtuvo el I Premio Sintagma, el Premio Brigada 21 y el Premio Frei Martín Sarmiento, y fue finalista en dos categorías de los Crime Thriller Awards en Reino Unido.
Su segunda novela, "La playa de los ahogados", también protagonizada por Leo Caldas, ha sido llevada a la gran pantalla recientemente.

Más información sobre el autor en el catálogo de la editorial Siruela.




Impresiones sobre el libro


La aparición del cadáver de un atractivo saxofonista en su piso de un edificio en la isla de Toralla (Vigo), será el punto de partida para que el inspector Leo Caldas, de la comisaría de Vigo, se ponga al frente de una investigación que servirá al lector como excusa para conocer lugares y ambientes con encanto de la ciudad viguesa, paseando por sus calles, acompañando al inspector y a su ayudante, Rafael Estévez, en sus pesquisas.
Luis Reigosa, que así se llamaba el muerto, joven saxofonista que dedicaba su tiempo a tocar con un grupo de jazz en un club y a dar clases en el conservatorio, sin enemigos conocidos, es víctima de una muerte cruel y dolorosa en la que juega un papel importante el formaldehído. El uso de esta sustancia lleva al inspector  a investigar en los laboratorios y hospitales de la zona que manejan este producto, por otro lado al alcance de cualquier trabajador, ya que no se lleva un control estricto de su utilización en los lugares donde se emplea.
La investigación de la muerte de Luis Reigosa lleva a Leo Caldas a contactar con dos mundos bien diferenciados: el de los grandes empresarios que parecen llevar una vida intachable dentro y fuera de sus negocios, y la de los bajos fondos, que parecía frecuentar la víctima debido a su trabajo y a su condición sexual. El atractivo del músico y sus posibles conquistas era algo a tener en cuenta a la hora de afrontar la investigación, e incluso da pie a titular el libro:
"--Nunca había visto unos ojos así -dijo el inspector señalando la cara de Reigosa-. ¿No te parecen irreales?
--Sí -aseguró el doctor Barrio-, tanto que en un primer momento creí que eran lentes de contacto, pero son naturales. Tenía los ojos de ese color, como si fueran de agua." (pág. 31)
Estamos ante un libro no demasiado extenso, cuya historia se disfruta. El autor ha tenido el acierto de encabezar cada uno de los veintinueve "capítulos"  que conforman la trama con una palabra de la que se ofrecen sus múltiples acepciones y que tiene un papel importante dentro del propio desarrollo del capítulo.
Me ha gustado el estilo del autor, directo y claro, presentando una historia de intriga que vamos resolviendo a medida que avanza la investigación, sin que los que la llevan a cabo conozcan más sobre el caso que el propio lector. A lo largo de la trama se van dejando pistas que ayudan a la resolución, y a ello contribuye el propio carácter del inspector, colaborador habitual de un programa radiofónico semanal, "Patrulla en las ondas", cuya popularidad facilitará en algunos casos el avance de la investigación.
He disfrutado mucho con la elección de los personajes principales. Es cierto que el inspector Leo Caldas se nos presenta como una persona algo solitaria, que disfruta con el buen vino y la buena comida, con la música y con los ambientes nocturnos, que cuenta con amigos que se acuerdan de él si de disfrutar de un buen manjar se trata. Aunque se dan pocas pinceladas de su vida, llegamos a conocer algunos aspectos, como la pérdida de su madre cuando era niño y la relación con su padre, que ahora estaba más centrado en producir su propio vino, aunque no por ello Leo dejaba de lado sus buenos consejos o sus pensamientos:
"...Caldas recordaba las palabras de su padre cuando insistía en que a un hombre se le podía conocer por lo que bebe y por lo que lee." (pág. 32)
Sabemos que Leo está pasando por un mal momento sentimental, puesto que en una relación de pareja no siempre los dos componentes reman hacia el mismo lado, pero a pesar de todo las dificultades personales por las que atraviesa el inspector en su vida privada no impiden que avance en sus pesquisas y dejan al lector con ganas de seguir indagando qué pasará con la solitaria vida de Caldas en un futuro. A mí particularmente me han quedado ganas de continuar la historia, y la continuación, "La playa de los ahogados", ya espera turno en mi abarrotada estantería.
Como contrapunto a la figura del inspector, solitario pero centrado, su ayudante, Rafael Estévez, de origen zaragozano, y que todavía no ha conseguido adaptarse ni al clima, ni a las cuestas ni a la gente de Galicia, da el toque de "humor" o de rudeza, consiguiendo sacar alguna que otra sonrisa al lector:

      "--Menudo invento el de poner las mesas debajo de las plantas. ¿Esas bolitas qué son?
       --¿Esas de ahí arriba?
      --¿Ya empezamos, inspector? Si estamos mirando hacia arriba y yo le pregunto por las bolitas, me estaré refiriendo a las bolitas que vemos ahí, no a las mías...
       --Son uvas blancas.
       --¿Cómo sabe que son blancas? Yo las veo verde oscuro.
    --Porque los racimos aún tienen mucha clorofila. Al principio todos son verdes. Luego, en el envero, las uvas que van a ser blancas se van volviendo amarillas y las tintas más rojizas.
      --¿Entonces cómo puede saber ahora que son blancas?
   --Porque sí. Primero porque aquí casi todo el vino es blanco. Y segundo por la planta: es treixadura. ¿Ves las hojas?
      Estévez miró hacia arriba.
     --¿Es una pregunta retórica de las suyas o piensa que la sobredosis de sardinas me está dejando ciego?
     --Es igual, te digo que son blancas, si quieres me crees y si no puedes volver en la época de la vendimia para ver de qué color son." (págs. 73 y 74)

Aunque estamos ante una novela de intriga, en algunos momentos parece que la historia puede encuadrarse dentro de otros géneros, gracias a la acertada prosa del autor, que nos lleva por lugares con encanto de Vigo sin que parezca que estemos asistiendo a la lectura de una guía de viajes. El libro nos sirve para conocer algunas costumbres de los habitantes de Vigo, que saben disfrutar del buen vino y de la buena comida en el momento preciso en que se dan las condiciones para su disfrute, bien sea porque es época de recolección o pesca, con tal sentimiento que al lector le quedan ganas de disfrutar de esos mismos placeres, o al menos puede llegar a creer que lo está consiguiendo. Se destacan lugares emblemáticos, como un pequeño cementerio con encanto, y no se pierde la oportunidad de recordar el drama de la mar, que no siempre devuelve los cuerpos de los que allí perecen.

Del mismo modo, podemos pensar que estamos ante un libro de metaliteratura, puesto que el autor aprovecha la trama para citar el nombre de algunos autores de novela policíaca (Montalbán, Ellroy, Chandler, Hammett, Camilleri), acordándose también de "Misery", de Stephen King, así como de un libro de Hegel que tendrá relevancia en la historia.

Hay que agradecer al autor que haya sabido aprovechar tan bien el espacio que ocupan las páginas del libro presentándonos una novela ágil, de interesante trama, con personajes muy bien construidos, tanto los principales como los secundarios, que mantiene el suspense hasta el final y que trata varios temas que hacen que no decaiga el interés del lector. La elección de dos personajes principales tan opuestos (cordura contra rudeza) y unas pocas pinceladas de la vida personal de ellos mismos incitan a seguir leyendo, y la mezcla de drama y humor (aunque en ocasiones fruto de la rudeza del propio Estévez) y unos diálogos ágiles y directos han sido en mi modesta opinión todo un acierto que hacen que se devoren las páginas para seguir leyendo las aventuras de este inspector. Lectura 100% recomendable.

Espero no tardar mucho en retomar al personaje, no sé si será dentro de esta #yincana, pero sí espero que sea dentro de este 2017.

Esta reseña participa en la #YincanaCriminal2017 en la categoría de "La acción transcurre en España".


martes, 31 de enero de 2017

Reto Tarro-Libros, edición 2017

Este es un reto con el que repito. Dura todo el año, y no hay límite para leer, ni siquiera para reseñar.
¿En qué consiste? En hacer lo que más nos gusta, LEER, e ir anotando nuestras lecturas a lo largo de todo el 2017, e ir poniendo un euro (o la moneda del país que corresponda) por cada uno de los libros que consigamos terminar; más largos, más cortos, más entretenidos o menos, la cuestión es disfrutar con lo que nos gusta: la lectura.

Este es el logotipo de la iniciativa. Ya tuve la suerte de participar en ella el pasado año, y aunque la cantidad recaudada no fue excesiva, he podido disfrutar comprando nuevos libros con lo conseguido. Este año espero tomarlo más en serio, al menos prometo anotar todo aquello que lea (de momento lo estoy haciendo, y a día de hoy ya tengo recogidos cinco euros en mi tarro).
Esta iniciativa viene de parte de Carmen, del blog "Carmen y amigos", y hay también un grupo en facebook para comentar nuestras lecturas. Es un grupo cerrado, pero si te das prisa y eliges un tarro, puedes pedir que te admitan y participar con nosotros. Lo malo es que el plazo para apuntarse acaba hoy mismo. Os dejo el enlace al GRUPO TARRO-LIBROS EN FACEBOOK por si queréis uniros a la iniciativa. Yo ya he pedido mi incursión hace días, y soy miembro del grupo, pero no había escrito una entrada en mi blog anunciándolo, y creo que la iniciativa merece la pena.

Y aquí dejo la foto del tarro que va a acompañarme durante todo el 2017, si no se rompe, claro, porque esta vez he elegido un recipiente de cristal. Va acompañado de una pequeña libreta donde voy anotando las lecturas de este año. No se aprecia en la imagen, pero dentro ya hay monedas que atestiguan que voy avanzando en lecturas. A ver si me pongo con las reseñas, que esa es la espinita que se me quedó clavada el año pasado. Todo es cuestión de buscar tiempo.

¿Alguien se anima? Si es así, nos leemos por facebook.

martes, 24 de enero de 2017

Yincana criminal 2017


Quizá lo haga impulsivamente, porque el género negro es con distancia el que más me gusta, y puede que no lo consiga, en vista de lo parado que estuvo el blog en cuanto a reseñas el pasado 2016. Pero, ¿qué puede pasar? Si lo termino, bien, si no, al menos habré participado. Y todo este rollo para qué, para informar oficialmente que sí, que me apunto a la #YincanaCriminal2017 que se ha organizado en las redes.

Se trata de ir leyendo y reseñando novelas entre el 1 de marzo y el 31 de mayo, quince en total si no he entendido mal las bases, de forma que podamos ir completando la tabla que os dejo más abajo y que va a permitir que completemos la yincana. Me consta que las organizadoras, Carmina y Ana, la están montando por twitter, para ofrecer libros para poder completar esta experiencia, y espero poder conseguir alguno. Si no es así, ya echaré mano de los títulos pendientes que hay por casa y de la biblioteca que frecuento, que siempre resulta un buen lugar para acceder a interesantes lecturas.
Si queréis ampliar las bases de esta "locura" podéis hacerlo pasando por cualquiera de los dos blogs organizadores: De tinta en vena y Kayena: Negro sobre blanco.

A ver cómo se nos da...


SEMANA 1
TEMA
FECHA
RESEÑA
Del 1 al 5 de marzo
La acción transcurre en España.
 5-6/3/2017 "Ojos de agua". Domingo Villar.

Del 1 al 2 de abril
La acción transcurre en cualquier país europeo.


Del 1 al 7 de mayo
La acción transcurre en cualquier continente, excepto el europeo.


SEMANA 2
TEMA
FECHA
RESEÑA
Del 6 al 12 de marzo
Es una novela policíaca.
.
.
Del 3 al 9 de abril
Es un psicothriller o en la novela se menciona alguna red social.
.
.
Del 8 al 14 de mayo
Es una novela de espías.
.
.

SEMANA 3
TEMA
FECHA
RESEÑA
Del 13 al 19 de marzo
La acción transcurre en una isla.
16/4/2017
Del 10 al 16 de abril
La acción transcurre en una gran ciudad.
.
.
Del 15 al 21 de mayo
La acción transcurre en un ambiente rural.
13/3/2017

SEMANA 4
TEMA
FECHA
RESEÑA
Del 20 al 26 de marzo
El protagonista es un detective.
23/4/2017
Del 17 al 23 de abril
Uno de los personajes es abogado.
.
.
Del 22 al 28 de mayo
Uno de los personajes es una “femme fatale”.
26/3/2017

SEMANA 5
TEMA
FECHA
RESEÑA
Del 27 al 31 de marzo
Es un caso de corrupción. 
.
.
Del 24 al 30 de abril
La novela ha ganado algún premio.
.
.
Del 29 al 31 de mayo
La acción transcurre en la antigüedad.
.
.